default-logo

ULTIMAS NOTICIAS

EL DIA QUE EL PUERTOPLATEÑO RAFAEL VASQUEZ MATA, VENCIÓ EN REÑIDO COMBATE DE JUDO AL HIJO DEL MAESTRO JAPONÉS MAMORU MATSUNAGA.

Por:Carlos Acevedo

La República Dominicana se había llenado de la emoción y del paroxismo que despiertan las artes marciales, con la llegada en 1957 del supremo maestro japonés Mamoro Matsunaga, quien había escrito páginas enternecedoras en muchos países con ese ejercicio fascinante
Con el maestro vino también un retoño suyo, conocido como “Mamoro hijo”, de 12 años de edad y de quien se decía era el perfecto discípulo de su padre, cargado de agudezas, gracejos e ingeniosidades.
El maestro Matsunaga vino a ser una especie de guía de los aficionados dominicanos de las artes marciales, y por ese camino le aguardaba un mundo repleto de andanzas refulgentes… hasta tal grado que el planeta llegaría a conocerle en el futuro (y así le conoce hoy) como “el padre de las artes marciales dominicanas”.
Para hacer volar por un cielo de magnificencias, su llegada a la República Dominicana, Matsunaga presentó su hijo, como un rayo del sol luciente que él representaba en la encomiable actividad del músculo y la mente.
El muchachito, (el hijo prodigio) dio cátedras electrizantes entre los dominicanos, de que en realidad había asimilado la destreza, la pericia, la maestría y la técnica de su progenitor, casi en el tiempo de la mocedad.
En Puerto Plata, que desde el primer momento, muchos jóvenes se dedicaron a practicar con pasión imponente las artes marciales, emergió un gran talento entre quienes se avizoraban, templados talentos para triunfar en esa actividad.
Entre ellos se contaba a Rafael Vásquez Mata, hijo del doctor Antonio Vásquez Paredes y de la dama Milady de Vásquez. El estaba también e en la edad de la adolescencia.
Las acometidas del muchachito eran tan impresionantes, que muchos no podían creer el tamaño de sus facultades y destrezas.
El talento y las habilidades de Rafaelito volaron hasta Santo Domingo, y llegaron hasta los oídos del maestro Matsunaga.
En una acción de puro corte deportivo, un grupo de puertoplateños se dirigió hasta Matsunaga y le propuso un combate entre su hijo y el muchachito puertoplateño.
El maestro japonés aceptó la propuesta, y el enfrentamiento se fijó para un día del mes de……de 1 capital de la República.
El asunto despertó gran interés en todo el país y el combate se dio en presencia de un nutrido grupo de deportistas y público amante de las artes marciales.
¡Y vaya usted a ver, amable lector! El niño puertoplateño se vistió de gloria al derrotar en ese reñido combarte a Matsunaga hijo, lo que hizo, como manifestaron muchos, que se nublara el sol en la Republica Domi nicana, porque la victoria de Rafael Vásquez Mata, se constituía en una epopeya magistral en la patria de Duarte.
Nadie niega, que la cara del maestro Matsunaga quedó aplatanada con una derrota tan contundente a su hijo prodigio, frente un muchachito que sólo había practicado el judo por algunos meses.

Fue un asunto de calidad y talento y coraje puertoplateño que acompaña a los hijos de Isabel de Torres, desde las hazañas restauradoras de Gregorio Luperón.
Solo falta decir, que como consecuencia de ese triunfo de Rafael Vásquez Mata, las autoridades deportivas de la época, en Santo Domingo colocaron a Puerto Plata en un sitial de primacía deportiva y también de preeminencia, entre todas las provincias dominicanas. Fue un triunfo arrollador y de muy altas dignidades, lo que obtuvimos en esa ocasión tan hermosa.
LOS MATSUNAGA
Ahora, es decir en el 2017, hemos conocido que Matsunaga hijo, el niño derrotado por Rafaelito Vásquez, pertenece en la actualidad a la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) con el rango de Coronel, y ostenta las funcione de instructor de artes marciales en esa institución desde hace varios años.
Su padre Mamoru Matsunaga, falleció en Santo Domingo el 20 de diciembre de 2016. después de haber sido exaltado al Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano como gran maestro de las artes marciales
Rafael Vasquez Mata, falleció en un accidente automovilístico en Puerto Plata, a la edad de 32 años el primero. de agosto de 1989.
Fue un valor paradigmático de las artes marciales.

EN LAS GRÁFICAS, DESDE LA IZQUIERDA RAFAEL VASQUEZ MATA; EL MAESTRO MAMORO MATSUNAGA Y EL HIJO DE ESTE “MAMORO HIJO”

Acerca del autor
Sitio web de noticias regionales, nacionales e internacionales de la República Dominicana.

Comments

Deja un comentario

x