Take a fresh look at your lifestyle.

Con dolor en su alma, esta madre explica lo que le hicieron a su hijo en una institución del estado que pagamos con nuestros impuestos.

0 5

Esto me escribe una madre angustiada con la situación de su hijo, comparte, ella necesita ayuda:

Hola, soy Elsa Báez madre de un niño con autismo severo El niño se llama Glaem Alexander Rosario Báez. Le escribo para denunciar que en el CAID en Santo Domingo Oeste me sacaron a mi hijo de las terapias alegando supuestamente que lo retiraban porque él no avanza en las terapias. Y allí, el límite de tiempo es hasta los 10 años No me dieron ningún chance de nada. Me lo rechazaron, le violentaron sus derechos que establece.

En el numeral 6 del artículo 63 de nuestra Constitución: 6) Son obligaciones del Estado la erradicación del analfabetismo y la educación de personas con necesidades especiales y con capacidades excepcionales;. Ese es también un derecho consignado en la Declaración de los Derechos Humanos y en los derechos de la niñez.

Y, todos sabemos que aun no se sabe cuales son las causas del autismo y que tampoco tiene cura, pero que con terapias, las conductas se modifican de manera positiva y les puede enseñar a valerse por si mismo aunque sea con cosas básicas como comer, ir al baño, cambiarse y como mucho leer y escribir.

Mi hijo no habla nada, aún usa pampers, tiene trastornos del sueño y no recibe órdenes ni mandatos. Asiste a un colegio, que más bien es un cuido pero que al menos no lo rechazan por su condición.

Hoy, al sentirme tan indignada, tan mal, tan desprotegida, al recibir esa angustiosa y horrible noticia de que lo retiraban sin más, porque no avanza, porque no pueden mostrarlo como “un trofeo” de los supuestos logros que han alcanzado, me lo rechazan como si fuese la peste que él tuviera y lo limitan de cualquier cosa que pudiese lograr estimulándolo con terapias, me lo rechazan, porque saben que es bastante costoso tener a un niño especial, mantenerlo de cosas básicas, y darle todas las terapias que él amerita.

Los niños especiales no tienen dolientes, los padres de hijos especiales estamos abandonados. No es justo que no tengamos ningún apoyo, que no tengamos a donde podamos ir y quejarnos, que no hayan más escuelas con aulas de recursos ni más centros que impartan terapias a costos asequibles. ¡Qué indignación!

Para comunicarse con esta madre y ofrecerle ayuda en su situación, puede comunicarse con ella al (849) 220-3937

Leave A Reply

Your email address will not be published.