Por Jinmy García Tejada 

En Quisqueya hoy República Dominicana, el oro era el metal más usado por los aborígenes de nuestro país, los Tainos lo usaban como prendas en las narices, llamada por ellos caracuri, orejas, los caciques además en brazos y piernas, le llamaban al oro, caona.

Adornaban sus semies con pepitas de oro. Dicho metal lo encontraban en las arenas de los río, a tal punto que cuándo llegaron los conquistadores en 1492 Cristóbal Colón le llamó la Isla de Oro.

Los Tainos eran personas buenas, sanas y solidarias. Colón y los Españoles le intercambiaban el oro por pedazos de vidrios, cristal, cascabeles, pedazos de telas. Los aborígenes le llevaron plastas o bandeja de barro llenas de oro, también caretas incrustadas de oro.

Guacanagarix llegó al extremo de entregarle su corona, a cambio Colón le entregó la ropa que llevaba y unos zapatos. Luego los Españoles trajeron mineros y lavadores para extraer el oro de las minas y de los ríos. Ahí inició la esclavitud y el maltrato a nuestros aborígenes hasta su exterminio.

Según consta en libros y escritos en el año 1517 se fundieron en la isla un total de 124.147 pesos de oro, una cantidad considerable para esa fecha, que confirma que la isla seguía extrayendo oro en cantidades significativas. Ya para el 1550 se fundían anualmente cerca de los 50.000 pesos de oro, cifras superiores a las que se extraían en Castilla.

El profesor Jalil Sued Badillo, estimó que, entre 1503 y 1548, se fundieron legalmente en la isla más de 700.000 pesos de oro, una cantidad, superior a la que produjo en esos mismos años en Puerto Rico y Cuba.

Los Españoles al ver la gran cantidad de oro que había en Quisqueya, iniciaron el traslado de una gran cantidad de esclavos negros de África, lo cuál se convirtió en un comercio de venta e intercambio de seres humanos.

Entre 1700 al 1810 los Españoles promovieron empresas minera, con esclavos. La explotación de esclavos era tan fuerte e inhumana que se produjo la primera revolución de América en 1804 en la parte de Haití. Aunque anteriormente el cacique Enriquillo se sublevó por los maltratos a los aborígenes.

Desde de la Independencia de 1844 pasamos a llamarnos República Dominicana, en 1846 se aprobó la ley minera. Luego cada gobierno cambió la ley según sus intereses ideológicos y financieros. Trujillo cambió la ley 1936 a su antojo, desde 1932 a 1942  superó la explotación de oro, exportado a España.

Con la llegada de la Compañía transnacional estadounidense Rosario Mining en 1979, aumentó la producción de oro significativamente.

En el año  2000 y en 2001 se produjo la  adjudicaron  del  contrato de arrendamiento de la antigua Rosario Dominicana la  minera Placer Dome, de Canadá para que explotara los sulfuros de la mina de  Pueblo Viejo, de Cotuí.

El año 2006 la Barrick Gold  adquirió los derechos de la multinacional Placer Dome y la Corporación Pueblo  Viejo Dominicana.

La transnacional Canadiense Barrick Gold inició sus operaciones en el año 2012, la cual extrae 800 mil onzas diarias de oro en República Dominicana, esta compañía trajo al país las últimas tecnologías de extracción de oro a Quisqueya.

Según datos estadísticos suministrados por autoridades aduaneras, la Barrick Gold, trasladó 315.000 lingotes de oro en el 2019, desde la terminal de carga del aeropuerto Internacional, Las Américas de Santo Domingo al Aeropuerto Adolfo Suárez de Madrid.

Según el Ministerio de Energía y Minas en el país la minería ha contribuido más de lo esperado, creciendo de 0.4 por ciento a un 4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos 10 años.

La mina de oro Pueblo Viejo, en República Dominicana, es la que más produce de toda América Latina. Fue la cuarta mina que más oro produjo en 2018, con un total de 30,1 toneladas, el precio del oro alcanzó su máximo histórico al superar los US$2.000 por onza, de acuerdo con un reportaje de BBC Mundo.

Como han podido observar el oro de Quisqueya es inagotable, Cristóbal Colón no se equivocó al decir que está isla era de oro.

Nunca se sabrá la cantidad de oro sacado de Quisqueya, porque tanto los Españoles, Franceses de los tiempos de la colonia, Rafael LeonidasTrujillo, como las transnacionales de los últimos tiempos, no declaraban la cantidad real del oro exportado de nuestra isla, la percepción del pueblo dominicano, es que desde los Comendadores y las transnacionales hasta la actualidad, han tenido doble registros. Sólo quedando migajas y destrucción ambiental, la explotación de nuestros recursos naturales y el pueblo.

Jinmy García Tejada

Bibliografía:

Cristóbal Colón, Los 4 Viajes del Almirante y su Testamento

El Oro en la República Dominicana

De Frank Moya Pons

Consejo Mundial del Oro

Tainos: Arte y Sociedad

BBC