Este año San Valentín se presenta el más triste y solitario para decenas de miles de personas que han perdido a sus parejas por la pandemia de COVID-19 o los mantiene alejados unos de otros, ya sea porque están hospitalizados o deben permanecer alejados por la distancia social.

Una de ellas es Jazmín Mosqueda, quien no podrá estar con su esposo, Elías, que se encuentra conectado a un respirador artificial en un hospital de Phoenix (Arizona) desde diciembre pasado.

“Hoy cumple 50 días en coma y 61 días en el hospital. En este tiempo los doctores me han llamado dos veces con la intención que me despida de él, he ido a su cuarto pero nunca ha despedirme, sino a orar, tocarlo y hablarle de nuestro amor”, dice Mosqueda.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here