El senador por la provincia Monseñor Nouel, Héctor Acosta «El Torito», negó que tuviera vínculos con Iván Paulino de Jesús, uno de los hombres de confianza de Erick Randhiel Mosquea Polanco, que, según la intervención de los organismos de inteligencia, el pasado 22 de diciembre dijo a una persona no identificada que el legislador pretendía contratarlo como chofer.

El legislador dijo que Paulino de Jesús no es su chofer, «no lo conozco, no sé nada».

«En fecha 22/12/2020, a las 18:09:17Iván Paulino De Jesús, sostiene una comunicación con un Masculino No Identificado (MNI), a quien le hace saber que el Senador de la provincia Monseñor NouelHéctor Acosta (El torito) pretende ponerlo de chofer, y dejando ver, además, que existe un vínculo de cercanía entre estos», cita parte del reporte de la interceptación telefónica al teléfono de Paulino de Jesús.

Paulino de Jesús figura como uno de los integrantes de la banda criminal pero el Ministerio Público no lo ha imputado, tampoco se tiene conocimiento de si fue arrestado.

La Dirección de Persecución establece que, en la actualidad, junto al otro hombre de confianza de Mosquea Polanco, Paulino de Jesús administra una de las estaciones de combustibles implicada en el caso y que además, es una pieza clave movilizar dinero producto del narcotráfico.

Página expediente donde se menciona a El Torito

MP pide Suprema apodere juez

En este caso que ocupa al Ministerio Público hay varios legisladores implicados, dijo ayer la directora de Persecución, Yeni Berenice Reynoso.

Al momento se han identificado a dos diputados: el perremeísta Nelson Marmolejos Gil y el perredeísta Héctor Darío Féliz Féliz.

Por tener inmunidad parlamentaria, el Ministerio Público solicita este lunes a la Suprema Corte de Justicia que apodere a un juez instructor especial para inicial a judicializar a los legisladores involucrados en el caso de lavado de activos, tráfico de drogas y de armas de fuego.