1.7 C
New York
viernes, julio 12, 2024
spot_img

Latest Posts

El voto se disfraza de dádiva: «Alcalde Rafael Hidalgo compró votos para seguir en el poder»

Santo Domingo.-Es una práctica pocas veces confirmada, pero real. La compra y venta de votos en República Dominicana, es un negocio ilícito que se prepara con antelación a las elecciones y se produce con un alto nivel de complicidad y secretismo entre políticos y electores para no ser detectados.

Es una táctica que infringe la Ley 20-23 sobre el Régimen Electoral y que persigue un ganar-ganar entre ambos actuantes.

El candidato que busca obtener una plaza o mantenerse en el poder y el votante que vende su conciencia a cambio de garantizar un puesto laboral en el Estado u obtener dinero fácil.

En Azua, sur del país, la compra de votos marcó el contexto de las elecciones municipales. Un equipo encubierto de Panorama, obtuvo información de ciudadanos que recibieron hasta RD$10 mil para votar por los candidatos de esa demarcación.

En esta localidad resultó ganador Rafael Antonio Hidalgo Fernández, quien representó al partido Justicia Social, en alianza con el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y obtuvo un 61.85 por ciento de los votos, de acuerdo a los resultados emitidos por la Junta Central Electoral (JCE).

Hidalgo, quien ocupará el mando del cabildo de esa ciudad, por segunda vez, es uno de los que, según una denuncia que recibimos, compró votos para mantenerse en el poder.

“En mi familia, yo, mi esposo y mi hija, recibimos cada uno diez mil pesos por votar a favor de Hidalgo (30 mil pesos por los tres), pero en Azua, los candidatos de todos los partidos estaban repartiendo dinero para asegurar su voto”, nos confirmó una señora a quien mantenemos en anonimato.

¿Cómo funciona la compra de votos en territorio dominicano? ¿Cómo se aseguran de que marcaran al candidato que le está pagando y no al de otro partido?

“Porque ellos nos piden ponerle alguna marca que identifique el voto, por ejemplo, un pedacito de cartulina, una flor, una hoja, un pedazo de papel, lo que ellos nos den”, explica la mujer, quien reside en Santo Domingo y se traslada a Azua a votar.

Una descripción que nos lleva a armar la hipótesis de que en este negocio también participa en complicidad algunos de los que trabajan dentro del recinto electoral, puesto que cuando llega el momento del conteo y se encuentran una boleta con una de las marcas antes citadas, es fácil identificar que algo sucede con ese voto.

La denuncia no está lejos de la realidad. Participación Ciudadana reportó que en las elecciones municipales de este 2024, sus representantes observaron la compra y venta de votos en el 16% de los recintos electorales a nivel nacional.

«Un aspecto que sigue presente en los procesos electorales es la compra y venta de votos y manejo de dinero en efectivo o entrega de tickets (supuestamente para el reclamo posterior de alguna suma de dinero).

Los partidos mayormente identificados en estas violaciones a la ley fueron el PRM; el Partido de la Liberación Dominicana (PLD); la Fuerza del Pueblo (FP) y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Estas observaciones se realizaron en las cercanías de los recintos», precisó la directora ejecutiva del movimiento, Fátima Lorenzo.

Una de las modalidades de compra de votos más usadas en los últimos años, es la de mandar a votar por partidos aliados minoritarios que no tienen una gran cantidad de adeptos y así, con los resultados, se paga a votantes e intermediarios cada voto, cuyo precio varía, de 500 pesos en adelante dependiendo la localidad.

“La Misión nuevamente reitera de manera enfática la necesidad de combatir la perniciosa práctica de compra de votos.

Este fenómeno no solo constituye un delito, sino que socava el libre ejercicio del sufragio y mina la confianza de los votantes en todo el sistema electoral.

Insistimos en la importancia de que se adopten medidas contundentes para erradicarla.

Su eliminación es una responsabilidad compartida de las autoridades administrativas, electorales, policiales y judiciales, así como de los propios partidos políticos y de la ciudadanía en general”, advirtió Eladio Loizaga, jefe de la misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en RD.

Los candidatos y organizaciones políticas se valen cada vez más de esos intermediarios y compradores que operan en puntos de compra cerca de los centros de votación, y algunos lo hacen a la clara en las filas de electores.

“La compra de cédulas y de votos, es un fenómeno que sucede elecciones tras elecciones y esto en vista de que los ciudadanos tienen poca conciencia o le confieren poco valor a su voto derivado de que es una acción que solo sirve para legitimar el proceso, pues una vez que el ciudadano emite su voto es muy difícil que pueda incidir en los procesos de decisiones de las políticas públicas”, refiere el politólogo Daniel Pou a Panorama.

En esta práctica también funcionan los denominados padroncillos o padrones de electores en los que los partidos tienen identificados a sus militantes o votos fieles, a los que solo tiene que garantizar que vayan a votar con transporte y algunos casos dieta que maneja un supervisor.

A los que se identifican como contrarios o votos neutros se busca la manera de que no acuda a votar comprándoles la cédula, método que se mantiene a pesar de que ha ido reduciendo su impacto por la entrega de duplicados del documento que otorga la Junta Central Electoral.

“El ciudadano no le confiere valor a su voto, en un país donde hay personas que viven en condiciones muy estrechas económicamente, el voto se convierte en un medio para obtener alguna dádiva cada cuatro años”, agregó Pou.

Primera condena

A pesar de que la venta y compra de votos es una práctica antigua en el país, en 2020 fue cuando, por primera vez, en República Dominicana se obtuvo una condena por este motivo.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) condenó a Yeyson Arias Fernández, de 33 años, a seis meses de prisión, suspendida condicionalmente, tras ser hallado culpable de comprar votos en las elecciones municipales del 15 de marzo de ese año.

El hombre también fue condenado al pago de una multa de RD$10,000, equivalente a un salario mínimo.

Nuevos casos

Este año, el Ministerio Público obtuvo medidas de coerción en contra de un hombre que fue detenido por dedicarse a la compra de cédulas en el sector Hato del Yaque, de Santiago, mientras se realizaban las elecciones municipales.

Las sanciones por este delito, están contenidas en el artículo 316 de la Ley 20-23 de Régimen Electoral.

Asimismo, fue arrestado en María Trinidad Sánchez, otro hombre vinculado a la compra de cédulas, durante las elecciones municipales realizadas el 18 de febrero 2024.

El imputado Eliezer de los Santos, de 29 años, fue sorprendido con varias cédulas y RD$41 mil en denominaciones de quinientos pesos, que les fueron ocupados por miembros de la Fiscalía de esta localidad, la Procuraduría Especializada contra los Delitos Electorales y de la Policía.

«Otro aspecto en el que persisten notables violaciones a las leyes electorales es en el proselitismo el día de la jornada electoral. Nuestros observadores pudieron observar proselitismo abierto en los recintos y sus alrededores en el 45 % de los casos la mayoría a favor del PRM, seguido por el PLD y en menor proporción la FP y el PRD», agregó PC en su decimotercera observación electoral que realiza desde 1994.

Abstención más alta en décadas

Estas elecciones municipales, tuvieron unos de los niveles de abstención electoral más elevados del país en los últimos 62 años, tras un registro de 53.33 %.

Desde el 1978 al 1996 la tasa de ausencia en las elecciones fue desde 21 % (la más baja) hasta un 39 %.

Para los comicios congresuales y municipales de 1998, la tasa de abstención fue de 49 %, la más elevada en todas las elecciones post-Trujillo.

La evolución de esta estadística continuó de la siguiente manera: 2002 (47 %), 2006 (41.7 %), 2010 (47. 47 %), 2016 (31 %) y 2020 (50.87 %).

Resultados

El PRM obtuvo 1,747,822 votos, equivalentes a un 49 % de los emitidos en las pasadas elecciones municipales. Esta cifra se incrementa hasta casi un 60% al agregarle los resultados de las 22 organizaciones con las que el partido oficialista fue aliado.

De acuerdo al resumen municipal de las candidaturas dado a conocer por la JCE, el PRM logró 122 alcaldías y 150 directores para un total de cargos en ese renglón de 271 posiciones.

El partido opositor PLD obtuvo 15 alcaldías y 36 directores para 51 puestos uninominales. Mientras, la FP se alzó con seis alcaldes y 36 directores, para un total de 42 cargos electivos.

Además, el PRM, obtuvo 87 regidores, el PLD 22 y la Fuerza del Pueblo 27. El Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) 3 y el PRD 2.

La compra de votos, un acto normal

El estudio titulado “La compra del voto en República Dominicana”, destaca que el gran desafío que tiene el país en este sentido, es modificar la percepción social. En el estudio se realizaron una serie de entrevistas a representantes de partidos políticos, sociedad civil y academia y coincidieron que la compra del voto se ve como un elemento normal de las campañas políticas. Los argumentos señalados dan una dimensión del problema y al mismo tiempo indican que no es fácil poder erradicar la compra del voto y más en elecciones competitivas.

El informe refiere que, durante las elecciones de 2020, diversos partidos tenían enfrente de los colegios electorales casas de operación política y “es muy probable que en algunas de ellas se realizaran acciones de compra del voto”.

“La existencia de estas casas a la luz pública puede considerarse, como normales y aunque “es un mal estructural” y es parte de la “cultura política del país” (representante de partido minoritario), la policía electoral el día de la elección no las interviene”, señala.

La referida investigación hace varias recomendaciones para erradicar esta práctica en el país, que contemple lo siguiente:

-Diseño de un sistema de recepción de denuncias

-Campaña sobre la cultura cívica y prácticas democráticas

-Investigación y persecución penal de la compra de votos

-Elaborar materiales gráficos, audiovisuales y electrónicos sobre la compra del voto

-Discutir sobre el incremento de las penas y agravantes por compra de votos

-Promover que la observación electoral con énfasis en la compra de votos

La compra de votos y cédulas no solo constituye un delito electoral bajo la legislación dominicana, sino que socava el libre ejercicio del sufragio y mina la confianza de los votantes en todo el sistema electoral, esperemos que las autoridades presten atención al tema para erradicar por completo esta práctica.

Latest Posts

spot_imgspot_img

Don't Miss

Stay in touch

To be updated with all the latest news, offers and special announcements.