Un crucero podría definirse como un trayecto marítimo que sale y regresa al mismo puerto, con paradas en diferentes destinos y en el que los viajeros disfrutan de servicios de ocio y recreo tanto a bordo como durante las paradas en tierra. La Novia del Atlántico cuenta con 2 terminales de cruceros, La Carnival y Taino Bay.

Desde el punto de vista del impacto, vemos tres puntos clave: el barco, la travesía y las escalas en los diferentes destinos.

Impacto económico:
Por una parte, tenemos los impactos directos, como los gastos de estancia en los puertos para las empresas navieras y las consignatarias; los gastos de los turistas de crucero y de la tripulación en el destino; o la inversión pública en infraestructuras y, por otra, los impactos indirectos como puede ser el incremento de consumo y oferta de empleo en el sector servicios necesaria para cubrir la demanda producida por este sector.

Impacto Sociocultural:
La relación entre el turismo de cruceros y las comunidades locales que visitan es compleja y se pueden identificar consecuencias positivas y negativas en el ámbito social, según el grado de interacción que se produce entre crucerista, territorio y población anfitriona. En el caso del turismo de cruceros, las visitas a los territorios se reducen a unas pocas horas, con lo que no se puede lograr más que un conocimiento anecdótico y estereotipado de la realidad local.

Por otro lado, dada la concentración de este tipo de turistas – al llegar varios miles a la vez – se provoca una sensación de congestión en los destinos visitados, en muchos casos, para disgusto de los residentes, que relacionan a los cruceros con el fenómeno denominado “overtourism” <<Overtourism se refiere a aquellos lugares turísticos donde se registra un turismo masivo que repercute de manera negativa tanto en la experiencia del visitante como en los residentes de esa zona. Además, el impacto medioambiental que tiene esta sobre explotación turística puede ser devastador>>

Impacto sobre el territorio:
El simple hecho de que un territorio se convierta en destino receptor de cruceros ya tiene un impacto en dicho territorio y en sus comunidades que puede verse en ámbitos como la construcción o modificación de infraestructuras. Cuando un buque navega, se aproxima a un destino y llega a puerto, provoca alteraciones del medio acuático, atmosférico y sonoro que pueden verse reflejadas en una degradación de los mismos.
Por ejemplo, la contaminación del agua por el vertido de aguas residuales y de lastre afecta al ecosistema y a las especies marinas que lo habitan.

El turismo de cruceros es un sector del turístico que muestra una serie de características específicas que lo diferencian del turismo convencional, otorgándole una serie de ventajas competitivas que lo pueden hacer realmente atractivo para las ciudades de la República Dominicana donde se desarrolla este turismo. Los resultados obtenidos en esta investigación pueden ser utilizados por el gobierno de la República Dominicana y por los gobiernos locales, que poseen la ventaja competitiva de tener puertos marítimos, para atraer a más grandes consumidores o más bien, aumentar el gasto de pasajeros que desembarcan en los diferentes puertos de la República Dominicana.