El juez de la Oficina de Atención Permanente del Distrito Nacional, José Alejandro Vargas, conocerá en unos momentos la medida de coerción al médico Víctor Medrano Polanco y al  propietario de la clínica de estética Efectos Brush, Franklin Polanco, acusados de mala práctica médica.

El Ministerio Público representado por el fiscal adjunto, Primitivo Luciano Comas, del Departamento de Crímenes y Delitos contra la Personas (Homicidio), solicita prisión preventiva contra los impetrantes.

Alega que la medida de coerción más idónea es la prisión preventiva, ya que los imputados no ofrecen garantía para presentarse  a los actos del procedimiento y someterse a los mismos.

De acuerdo al expediente acusatorio, los imputados procedieron a realizar una operación de reducción e implantes de senos a Massiel Polanco Fermín, causándole lesión permanente, provocándole pérdida de los pezones, dejándole secuela de cicatrices viciosas en ambas mamas, con ausencia de complejos areola-pezón, conforme a certificación.

Además, según la misma, Franklin Polanco se le presentó a Polanco Fermín, como profesional de la medicina, la evaluó, le ordenó análisis, le tomó la muestra de sangre y la llamó para ponerle la cita para la intervención quirúrgica, consistente en reducción de los senos.

Alega que el imputado pese a que no es profesional de la medicina, le cobró a la víctima la suma de 147 mil pesos, en tanto que Medrano Polanco fue la persona que le realizó la intervención quirúrgica a la víctima, sin embargo, “actuó con imprudencia e inadvertencia al realizar una operación en un lugar no apropiado, al no contar Efecto Brush, con habilitación o autorización del Ministerio de Salud Pública”.

El Ministerio Público dice tiene como prueba una certificación emitida por el Ministerio de Salud Publica, respecto a la clínica, para probar que al momento de realizar la operación a la victima Massiel Polanco Fermín, no estaba habilitado para operar.

También, consta  la certificación de un video, emitida por el Dicat, para probar que el imputado Polanco Vargas, se “vendía” como médico y ejercía la función como tal, así como una certificación de la sociedad de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética, que prueba que el imputado no es miembro de esa sociedad.

La fiscalía sostiene también que cuenta con un historial psicológico del médico psiquiatra Julio Alberico Hernández, para probar el estado emocional en el que se encuentra la víctima, después de la intervención quirúrgica realizada por los imputados.

El Ministerio Público dice, además, que cuenta con una bitácora fotográfica, contentiva de 55 fotografías,  con respecto a las imágenes del estado antes y después en el cual quedó la víctima después de haber sido sometida a los procesos quirúrgicos por parte de los imputados.

Autor: TERESA CASADO

via: ELNUEVODIARIO

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here