leonel fernandezDetrás de las aparentes intensiones de justicia, transparencia y hasta de “patriotismo”, de todo lo que se pueda argumentar y hasta comprobar si se pudiese sobre las acusaciones hechas contra Leonel Fernández, sin duda alguna queda algo velado.

Tal vez en el corazón de algunos, existe alojado entre sus triunfos y fracasos o entre sus sueños y frustraciones, un conjunto de sentimientos mezclados tales como el celo y la envidia, típico de una clase política e intelectual que tradicionalmente se conoce como conservadora, excluyente y obsoleta;  en un país donde abunda el  liderazgo de escritorio, los maestros de la demagogia y la retórica, convirtiéndose en personajes expertos en el uso de la vitrinas mediáticas para ver si algún día llegan hasta donde «El Peluito de Villa Juana» ha llegado y cuya odisea de muchacho emigrante, sin abolengo e hijo de machepa no comparten ni perdonan (excusándome por los términos anteriores).

Que sea líder, es más que probado por su testimonio como estadista y mas que refrendado ha sido su papel de hombre que entiende a cabalidad los procesos de relaciones entre las naciones, siendo mediador en ocasiones de conflictos y abanderado de luchas contra las injusticias y el comercio desleal en perjuicio de las mayorías como fue el caso de su lucha contra las ventas a futuro de petróleo.

Para que tenga mayor asidero lo que expreso, tomaría el reto de lanzarme a la aventura de buscar su punto de comparación en la clase política e intelectual del país. Mi atrevimiento llegaría hasta equipararlo si fuese posible con quien se atreva a ponerse en la posición del frente.

Comulguemos o no con él y sus ideas a sabiendas de que como todo ser humano, sus hechos serán pesados y pasados por los filtros y balanzas de la justicia humana, divina y la misma historia, lo que es innegable es que Leonel Fernández hoy por hoy es el activo político, la figura nacional e internacional 1A de la República Dominicana y esto queda fuera de toda discusión lógica y realmente objetiva sobre el liderazgo político y social del país.

Por: César Rodríguez Cid.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here