Por Papanín
Imosi_Alonzo_250x177.jpgSabaneta, Santiago Rodríguez, R.D. Médicos adscritos al Hospital General Santiago Rodríguez prestaron las primeras atenciones al haitiano Imosi Alonso, quien resultó herido de perdigones al resistirse a un desalojo de la casa en la que vivía en condición de inquilino, porque según su dueño llevaba 6 meses atrasado en el pago.

Autoridades policiales, militares y judiciales acudieron al lugar para cumplir con la orden de desalojo, sin embargo, fueron recibidos por el extranjero a tiros y luego se atrincheró junto a sus hijos y otros miembros de la familia.

El inmueble ocupado legalmente por el extranjero es propiedad de Cándida Rosa Jiménez, pero éste llevaba seis meses de atraso en el pago del alquiler.

Ante la tardanza en hacer efectivo el pago, la propietaria de la vivienda, ubicada en la calle Primera, casa 57 del sector Mejoramiento Social, requirió el auxilio de las autoridades competentes para recuperar el inmueble del que el extranjero se resistía salir.

Al originarse la balacera los agentes policiales repelieron la agresión resultando el extranjero con heridas múltiples de perdigones en la región toráxica y el izquierdo.
Muebles y demás indumentarias propiedad del haitiano y sus familiares fueron trasladadas por miembros de la policía y el Ejército Nacional para resguardarlas en la Fortaleza General Santiago Rodríguez.

Para ejecutar el desalojo, la Policía lanzó bombas lacrimógenas que afectó a gran parte de los moradores de la barrida situada al noroeste de la ciudad de San Ignacio de Sabaneta, provincia Santiago Rodríguez.

Al Hospital General Santiago Rodríguez, ubicado en la esquina que forman las calles General José Cabrera y Francisco del Rosario Sánchez, decenas de personas se aglomeraron para observar de cerca las escenas.

En la puerta principal del centro de salud habían apostados dos agentes policiales portando escopetas.

Mientras que en la sala de operaciones donde Alonso sería intervenido quirúrgicamente fue apostado un miembro de la Policía con una arma corta.

Los médicos trabajaban afanosamente en los preparativos para intervenir quirúrgicamente al extranjero.

En la sala de intervenciones habían médicos dominicanos, al igual que dos pasantes de nacionalidad haitiana que están asignados al centro.

Frente al centro asistencial, varias mujeres de nacionalidad haitiana que diariamente se colocan en la reata de la avenida Francisco del Rosario Sánchez comentaban en Kreole el caso en que está envuelto su compatriota.

Otros trabajadores agrícolas de nacionalidad haitiana que se apostaron en la puerta y pasillo principal del centro asistencial hablaban del caso.

Lamentaban la tragedia, pero criticaban a su compatriota por el retraso en el pago del alquiler de la casa que ocupaba.
Era tal la euforia de algunos de ellos por el incidente, aunque criticaban a su compatriota por los alegados disparos que hizo a las autoridades.

Por: Papanin – SabanetaSR.Com

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here