Take a fresh look at your lifestyle.

Autoridades guardan silencio tras construcción de asentamientos habitacionales para indocumentados haitianos en Montellano y Sosúa

0 9

PUERTO PLATA.- Ciudadanos residentes en esta provincia de Puerto Plata se sienten indignados por el silencio que guardan las autoridad del Gobierno en torno a la proliferación de asentamientos habitacionales que construya una organización no gubernamental de Canadá, para alojar ciudadanos haitianos indocumentados en los municipios de Sosúa y Montellano.

La actitud asumida por las autoridades dominicanas ha sido criticada con acidez por decenas de ciudadanos, quienes aseguran que por la blandenguería del Gobierno, a medida que pasa el tiempo, más haitianos siguen incrementando su estadía en territorio de Puerto Plata y otras provincias del país, sin que exista ningún tipo de control al respecto.

Se recuerda que a mediados del año 2016, un acontecimiento que tuvo lugar en las comunidades Los Algodones y Villa Esperanza en el municipio Montellano, causó un gran escándalo a  nivel nacional, debido a que varios medios de comunicación denunciaron que una fundación canadiense construyó dos asentamientos para un gran número de haitianos sin documentos.

Ante el tremendo revuelo causado, una comisión oficial comprobó que solo dos de los residentes en dichos asentamientos eran de origen dominicano, y un grupo de funcionario gubernamentales prometieron que a través del ministerio de Interior y Policía, además de la Dirección General de Migración se encargarían de darle seguimiento a estas personas a través del Plan Nacional de Regularización, pero todo se quedó en palabrerías.

Asimismo, originalmente dichos asentamientos eran bateyes y que con la incidencia del señor Arismendi Medina, concejal del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) en Sosúa y representante local de la Fundación El Samaritano que preside Elio Madonia, se construyeron con fondos internacionales un barrio con unas 250 casas de blocks, techos de zinc y pisos de cemento gris.

En dichos asentamientos construidos a un monto superior de 1.5 millones de dólares, ubicados a 2.1 kilómetros de la carretera Puerto Plata-Sosúa en una zona de unos 3 mil metros cuadrados que en el 2007 sólo era arbustos, ante la dejadez de las autoridades dominicanas, se han instalado aproximadamente unos mil 300 inmigrantes provenientes de Haití.

Irónicamente, al ser cuestionado por reporteros sobre la razón por la que la Fundación El Samaritano construye viviendas a indocumentados en nuestro territorio, el concejal Arismendi Medina, quiso alegar ignorancia al asegurar que supuestamente desconocía el estatus migratorio de esas personas y visiblemente molesto manifestó: “Solamente se reformó la condición de vida de esas personas”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.