El jardinero disparó un doble en la parte alta del noveno por el bosque izquierdo que trajo a la goma la carrera del triunfo de los Tigres 1-0 sobre los Leones del Escogido para aumentar su ventaja 3-0 en la serie final del torneo invernal.
El tubey de Ford ahora pertenece a la historia local: una línea por todo el bosque izquierdo en conteo de 2-2 ante los envíos del estelar Fernando Rodney, quien volvió ayer a la acción tras unos días fuera.

Rodney, respetado en Grandes Ligas en las entradas finales, dominó a Engel Beltré, primer bateador azul del noveno, con globo al paracorto Pedro Ciriaco.

Golpeó a Erick Aybar, su excompañero en Anaheim y en el Clásico Mundial. Luego ponchó a Juan Francisco. Aybar salió al robo y llegó fácil a la segunda. Ni intentó el tiro el receptor Miguel Olivo. Rodney lucía intratable con su mezcla de cambio de velocidad y bola rápida.

Con un Estadio Quisqueya en pura expectativa, con un nerviosismo general que propiciaba un silencio gigante, Ford engarzó una línea por el izquierdo que trajo a Aybar a la goma, lo que provocó el desborde de los parroquianos azules, que eufóricos comenzaron a preguntar, “¿dónde está papá?”, “¿dónde está papá?”, el nuevo grito de guerra del Licey que es la respuesta al “¡Licey somos tu papá!” que adoptaron los escarlatas tras su dominio en la vuelta regular y el Todos contra Todos.

Pero no todo terminó ahí. Juan Carlos Cruz, el cerrador del Licey, comenzó el cierre del noveno dando base por bolas a Julio Lugo, quien fue sustituido por Freddy Guzmán.

Erick Almonte, que había entrado al partido como suplente en la primera base, fue ponchado por Cruz. Estaba ordenada la seña de toque, pero Almonte no pudo ejecutar.

Luego vino José Constanza, en lugar de Eury Pérez, quien también fue ponchado (en conteo de 3-2) y Guzmán salió al robo, pero fue cazado por otro disparo potente del receptor René Rivera, dando al partido un final idéntico al primero de la serie, cuando Licey se impuso 2-1 y Guzmán fue el último out en intento de estafa de la intermedia.

El partido fue un duelo de pitcheo hasta el final. Comenzó con Chris Leroux y Esmil Rogers. Hasta el quinto episodio ninguno cedió  nada.

Hasta esa entrada, los Tigres apenas tenían un imparable, conectado por Rivera  después de dos outs en el tercero, y Lew Ford llegó por transferencia. Pero no anotaron.
Los Leones estuvieron un poco más despiertos, con tres imparables y una oportunidad de anotar en el cuarto episodio, cuando Pedro Ciriaco abrió con imparable y se robó la segunda después del ponche a Gregory Polanco.

Carlos Santana lo llevó a la tercera con sencillo al bosque central, pero Jesús Feliciano dio un globo que fue atrapado por el segunda base de los Tigres, Emilio Bonifacio, y en la jugada Ciriaco salió hacia la goma y fue puesto fuera.

Ese fue uno de dos outs en la goma para los Leones, ya que en el cierre del octavo Abraham Almonte, que disparó sencillo abriendo el acto ante Víctor Marte, fue cazado en la goma tras un imparable de Jesús “Motorita” Feliciano al bosque izquierdo, donde el defensor azul, el cubano Félix Pérez, hizo un tremendo disparo a la goma que manejó Rivera a la perfección.

Ganó Juan Cedeño (0-1), perdió Rodney (0-1) y salvó Cruz (2).
La serie continúa esta noche, con los Tigres como dueños de casa. Los azules tienen una ventaja de 3-0,  algo nada deseado, aunque la serie sea 9-5. l

por: elcaribe

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here