ALFREDO DE LA CRUZEstados Unidos lidera una Coalición Internacional que busca reducir a Estado Islámico, actor no estatal que ha entrado en el escenario en medio de la lucha por poder e influencia regional de actores como Arabia Saudita, Turquía, Qatar e Irán. En esta entrega, la cual es la segunda y ultima parte de la que fue iniciada la semana pasada, estamos concluyendo el reconocimiento de los más relevantes actores estatales y grupos de combatientes o milicias que están operando en Oriente Medio.

Asaib Ahl al-Haq:
Es la principal milicia chiíta de Irak. De tipo fundamentalista, se le estima cerca de unos 10,000 efectivos. Está llevando a cabo masacres de musulmanes de rito sunita, de una manera tan brutal que se asemeja al Estado Islámico. Debido al papel imprescindible que ha desempeñado en la lucha contra el Estado Islámico, aunque lo ha pretendido la Coalición Internacional no puede apartarse del grupo. Esto es debido a que al desaparecer el ejército iraquí las milicias se han convertido en la principal fuerza del país. Sus enemigos declarados son, Al Nusra, el Estado Islámico y la población sunita en Irak. Sus cercanos lo son, Irán, así como el gobierno iraquí.

Fuerzas Quds:
Es una unidad elite de la Guardia Revolucionaria de Irán que funciona como brazo subversivo en varias zonas del mundo, donde por lo general despliega acciones o logística al servicio de operaciones terroristas comúnmente antioccidentales y especialmente antijudías, muchas veces en colaboración con Hezbolá. Se le estima alrededor de 15,000 efectivos. Sin embargo se desconoce el número que está desplegado en Irak. Su credo es chiíta, una de las dos principales ramas del Islam.

En junio, Irán intervino en Irak para impedir la caída de Bagdad en manos del Estado Islámico (EI). Para esto envió a las Fuerzas Quds. Irán se opone al Estado Islámico (EI), pero al mismo tiempo está enfrascado en una guerra soterrada en contra de Arabia Saudita y las demás potencias regionales sunitas de Oriente Medio, que están decididas a debilitar la influencia de los chiitas. Los enemigos declarados de la Fuerzas Quds son, Estado Islámico (EI), Al Nusra, y el Ejército Libre Sirio (ELS). Aliados son, Bashar al Assad, el gobierno iraquí, Hezbolá, y circunstancialmente la Coalición Internacional.

Milicias kurdas:
El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fue fundado en 1978, se estima que tiene unos 10,000 hombres. Lleva décadas en guerra con el gobierno de Turquía, quien junto al gobierno estadounidense lo considera, un grupo terrorista. También la Unión Europea a petición de Turquía incluyó al PKK en la lista de organizaciones terroristas. Sin embargo el PKK no ha amenazado hasta hoy día ningún interés de Estados Unidos o la Unión Europea.

En la actualidad el PKK lucha en combinación con las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG) en el norte de Siria, fundada en el 2004, pero dada a la luz pública al inicio de la guerra civil en siria en 2011, se le estima entre 10,000 y 40,000 efectivos. La YPG ha sido acusada de actuar como el brazo armado del Partido de la Unión Democrática (PYD), si bien el grupo armado lo ha negado.

En general estos grupos milicianos dependen básicamente de los kurdos en el Kurdistán Iraquí (Peshmergas), pues Turquía que se encuentra en un ralentizado proceso de paz con estos, aun los considera enemigos, los islamistas (Estado Islámico, Frente Al Nusra) por su parte son sus enemigos declarados, así como el gobierno de Bashar al Assad.

Peshmergas:
Las fuerzas Peshmergas existen desde que surgió el movimiento independentista kurdo en la década de 1920, tras colapsar los imperios otomano y Kayar que gobernaron en conjunto sobre el área. En la actualidad Peshmergas es el nombre oficial de las fuerzas armadas del gobierno regional del Kurdistán iraquí. Estas fuerzas incluyen mujeres en sus filas. Unos 35,000 efectivos están integrados en el ejército iraquí y entre 100,000 y 200,000 son independientes. El Kurdistán iraquí es de las pocas zonas estables y democráticas, dentro de lo que cabe, que se pueden encontrar en esta región tan violenta.

Estas milicias regionales han logrado, a duras penas y con el apoyo de la coalición internacional, detener el avance del Estado Islámico (EI) en el norte de Irak. La relación entre el Kurdistán iraquí y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) es muy frágil, pues se condiciona a la necesidad que tiene el Kurdistán iraquí de cultivar unas buenas relaciones con Turquía. Dado que el apoyo de Turquía es muy necesario para esta región que se acerca cada día más a la decisión de su escisión de Irak, para convertirse en un Estado independiente. Es enemigo de Al Nusra y aliado de las Unidades de Protección Popular kurdas (YPG) y del gobierno iraquí.

Estado Islámico (EI):
Organización surgida de la filial de Al Qaeda en Irak (AQI) con los objetivos de luchar contra Bashar al Assad y establecer un Estado islámico transfronterizo entre Siria e Irak, y hoy pretende abarcar Líbano (ver nuestra entrega “Conociendo el Estado Islámico”). De credo salafista, corriente radical sunita que reivindica el retorno a los orígenes del Islam, fundado en el Corán y la Sunna. En un inicio parte de su financiamiento procedía de las aportaciones que países como Arabia Saudita, Kuwait y Qatar efectuaban para alimentar el combate contra el presidente de Siria Bashar al Assad. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) cifra sus efectivos entre 20,000 y 31,500 hombres.

Las fuerzas de Abu Bakr al-Baghdadi, su actual líder, han ganado notoriedad en Occidente en todo 2014 por decapitar periodistas y cooperantes, las cuales graba en videos y luego difunde a través de las redes sociales. Ha impuesto un Islam ultraconservador en el área bajo su control. Incluso Al Qaeda, de donde surgió, rechaza al grupo por su radicalismo. Como se observa son enemigos de todos. Se ha formado una coalición internacional liderada por Estados Unidos, cuyo objetivo principal es derrotar al Estado Islámico. Sin embargo los ataques han generado cantidades de nuevos voluntarios, que desean unirse a su espeluznante cruzada.

Coalición internacional:
El presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama buscando repartir el costo del combate contra Estado Islámico (EI) entre un grupo de países, orquestó esta gran alianza, con actores estatales, así como no estatales (Ejército Sirio Libre, las Peshmergas, el gobierno de Irak, y, de manera tal vez discutible el Partido de los Trabajadores Kurdos, las Unidades de Protección Popular kurdas, Irán, y las milicias chiitas, entre otros), para en primer lugar detener el avance de los yihadistas del Estado Islámico y después replegarlos hasta reducirlos. Basado en la estrategia de que la existencia del Estado Islámico, por si sola lograría acercar a viejos enemigos, haciendo posible unir esfuerzos para combatirle.

Aunque logros militares importante contra Estado Islámico (EI) surgieron de la alianza entre los Estados Unidos y las milicias chiitas iraquíes apoyadas por Irán, en lo político, presenta problemas graves que hay que solventar. Arabia Saudita no apoyará a los chiitas tanto como para favorecer a Irán. Turquía ha permitido a Estado Islámico asaltar Kobane a un vuelo de pájaro de su frontera. Estado Unidos por su parte, se ha negado a desplegar soldados, y ha preferido recurrir a los bombardeos aéreos, por el costo económico, así como por la oposición que pudiese generar en la opinión pública norteamericana.

Otro problema que enfrenta la Coalición internacional es su objetivo: terminar, al mismo tiempo, con el Estado Islámico (EI) y el régimen de Bashar al Assad. Siendo que, el Ejército Libre Sirio (ELS) está desarticulado y aun recomponiéndose, es mucho lo que le faltaría para emprender y poder ejecutar esta tarea.

Por ALFREDO DE LA CRUZ

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here