Prueba de ADN en sangre vincula directamente a pandillero trinitario con brutal asesinato de Junior

By  |  0 Comments

NUEVA YORK.- Una prueba de ADN hecha a la sangre que tenía en sus manos, vincula directamente al pandillero trinitario Elvin García con el brutal asesinato del estudiante dominicano Lesandro Guzmán Feliz (Junioir), quien le dijo a la policía que la herida, se la hizo accidentalmente la noche del brutal asesinato a puñaladas y machetazos el 20 de junio de 2018, después de ser sacado a la fuerza de una bodega en El Bronx, frente a la cual, un enjambre de pandilleros lo mató.

El pandillero y un compañero de ganga, no estuvieron en la corte el viernes, y el juez del caso, Robert Neary, les dijo a los jurados que ambos acusados no pudieron asistir por varios motivos y uno de los pandilleros se enfermó.

Un experto testificó el jueves que la sangre de García fue hallada en el asiento trasero del vehículo Honda Acura, color blanco modelo 2011, en el que huía después del asesinato y la Junior fue hallada en la puerta trasera, coincidiendo con la ubicación del pandillero en el vehículo.

Los fiscales dijeron que las muestras de la sangre de la víctima y García, fueron comparadas en la prueba de ADN, dando positivo, por lo que vincula directamente al acusado con el asesinato.

Aunque la sangre de García, no fue hallada en ninguno de los cuchillos y el machete usados para asesinar al adolescente, los fiscales dijeron que cuentan con testigos y otras pruebas que incriminan al pandillero en el homicidio.

García, figura entre los cinco primeros trinitarios que son enjuiciados desde el lunes de la semana pasada en la Corte Suprema Estatal de El Bronx, y de ser hallados culpables por el jurado, todos enfrentan cadena perpetua.

El testimonio de ADN dominó el jueves, y el criminalista Matthew Benintendo le dijo al jurado que más de 100 elementos de evidencia fueron enviados a su laboratorio en la Oficina del Médico Forense.

Entre los artículos que limpió, con la esperanza de encontrar pruebas de ADN útiles como pruebas, había cuchillos, una cruz, una toalla y material de dos carros diferentes en los que escaparon los acusados.

Benintendo dijo que recibió muestras de ADN de cada uno de los 14 sospechosos en el asesinato de Junior.

En la corte, Benintendo testificó que las manchas de sangre recuperadas de dos autos tenían una coincidencia de ADN con García.

El criminalista también tenía un perfil de ADN de Junior.

Cuando se le preguntó acerca de la sangre encontrada en el interior de la puerta trasera del pasajero del Acura, Benintendo declaró que los perfiles de ADN coinciden, lo que significa que la sangre de Junior se encontró en la puerta trasera interior.

Antes de que se suspendiera el juicio el viernes al mediodía, se suponía que el detective de homicidios Francis Orlando de El Bronx testificaría.

Orlando había presentado los videos que mostraban a Junior siendo arrastrado dentro de la bodega.

La suspensión se debió a la ausencia de do de los pandilleros enjuiciados, y el juez Neary no entró en detalles, cuando le dijo al jurado al mediodía que se registraría la falta de los dos acusados que no fueron presentados

“Según tengo entendido, dos de los acusados ??no están disponibles para venir hoy por varios motivos, uno por problemas de salud», explicó el magistrado.

Y con eso, se concluyó el cuarto día del juicio de Junior, que se reanudará mañana martes.

El canal de televisión WPIX-11 dijo que confirmó que García tiene algún tipo de problema médico y que no había recibido la autorización de los doctores para asistir al juicio.

En la primera fase del esperado juicio, el Ministerio Público y los abogados de los cinco pandilleros, comenzaron el lunes a exponer sus argumentos de apertura.

La fiscal adjunta Morgan Dolan dijo al jurado que el adolescente presa del pánico, fue perseguido por un grupo no de niños, sino de hombres».

Ella reveló que la hoja utilizada para apuñalar a Junior en el cuello, en el ataque de 20 segundos, mide 4 ½ pulgadas de profundidad, por lo que penetró en la vena yugular de la víctima.

Los abogados defensores que representan a cuatro de los acusados ??dijeron al jurado que sus clientes no infligieron ninguna herida que causara la muerte de Junior.

Un quinto acusado, Jonaiki Martínez Estrella, de 24 años, ha sido acusado de hundir un cuchillo en el cuello de Junior y fue la herida la que mató al adolescente, acorde con la autopsia oficial.

El ADN de Martínez Estrella no se recuperó en ninguno de los cuchillos enviados al laboratorio del médico forense por la policía, pero los fiscales dijeron que están preparados para usar testigos que lo vieron en el grupo de pandilleros que mataron a Junior.

El salvajismo del ataque a Junior fue capturado en múltiples cámaras de vigilancia y teléfonos celulares cerca de la bodega Cruz & Chiky en la calle 183 Este y la avenida Bathgate en el vecindario Belmont en El Bronx, donde residía el estudiante.

La primera testigo en el caso, una madre de 21 años que vio el ataque desde su apartamento, declaró que vio a José Muñiz liderando el grupo.

Se dijo que Muñiz estaba golpeando a Junior con un machete, pero su abogado defensor dijo al jurado el lunes que su cliente estaba usando la parte plana y no la afilada del machete, tratando de limitar cualquier lesión a Junior.

El abogado Martin Goldberg reconoció que Muñiz era miembro de la pandilla trinitarios y estuvo en la escena, pero dijo que solo estaba tratando de aparentar que estaba haciendo lo que el líder de la pandilla le ordenó.

«Este muchacho no es un asesino», dijo Goldberg sobre Muñiz, de 22 años, «porque no tenía la intención de causar la muerte de Junior».

La mujer que observaba desde el apartamento le dijo al jurado que corrió hacia la esquina, luego de que la pandilla huyó en cuatro vehículos.

Herido de muerte, Junior ya había caminado una cuadra hacia el hospital Saint Barnabas, donde se desplomó frente a la cabina de seguridad.

Una de las vecinas de la joven madre capturó la horrible escena en el video de su celular.

«Esto lo muestra sangrando en el suelo», dijo la testigo. «Se estaba moviendo un poco, sosteniendo su cuello. Estábamos tratando de mantenerlo despierto hablándole, y él nos pidió agua», añadió.

«Sus últimas palabras fueron agua, agua”, dijo la testigo.

El martes, segundo día del juicio, los fiscales presentaron en pantalla gigante las imágenes de vigilancia de varias cámaras exteriores instaladas en el área de la calle 183, entre las avenidas Bathgate y Tercera, pero algunas de las tomas de las cámaras no han sido vistas por el público todavía.

La madre de Junior, Leandra Feliz, se sentó con la mano sobre su boca, preparándose para el punto en que su hijo sería arrastrado a la acera donde fue asesinado.

Ella casi colapsó en un momento dado, según su amiga Jennifer.

Cuando el infame video de vigilancia del interior de la bodega fue reproducido por el jurado a última hora de la tarde del jueves, la madre de Junior se fue antes de que se presentara ante el tribunal.

«Es una tortura, es demasiado», dijo ella fuera de la corte a los reporteros.

looklab

Sitio web de noticias regionales, nacionales e internacionales de la República Dominicana.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *