PP-300x190PUERTO PLATA.- El expresidente español, José Luís Rodríguez Zapatero, estimó que por primera vez la mejor residencia para el futuro de Latinoamérica es su presente, porque hay más sistemas democráticos consolidados que nunca, con una progresiva estabilidad institucional.

No obstante, consideró que en ese nuevo orden las mujeres tienen que jugar un papel mucho más estelar que el que hasta ahora han desarrollado, en el entendido de que debe ser de esa forma porque así lo requiere una sociedad digna y avanzada.

La apreciación en tal sentido la expuso la tarde de este jueves el exmandatario al pronunciar una conferencia sobre la crisis en Europa y su efecto en Latinoamérica, en la apertura de un cónclave que reúne aquí a parlamentarios de Europa y a colegas pertenecientes al Parlacen, Parlandino, Parlatino y Parlasur.

Precisó Rodríguez Zapatero que el positivo presente que viven los latinoamericanos se demuestra “porque hay crecimiento económico y una demostración de resistencia por primera vez ante una crisis financiera internacional”.

A su juicio, en estos momentos en América Latina se observan avances en la reducción de la pobreza “porque hay cambios en la capacidad de extender la igualdad de oportunidades a través de la educación y un empuje en la salud, porque cada vez se asume con más intensidad”.

Al retomar el tema de la importancia de la mujer en la sociedad latinoamericana, Rodríguez Zapatero sostuvo que no habrá progreso sin ellas e invitó a la ciudadanía a denunciar y combatir cualquier tipo de machismo.

Definió el machismo como la expresión de la mayor dominación  que ha habido en la historia de la humanidad.

“Tenemos que recuperar en pocos años tantos siglos de dominación, porque la democracia y la libertad es la extinción de cualquier tipo de dominación, por lo que hay que combatir esa lacra horrible que es la violencia hacia la mujer, que es machismo criminal, que necesita de una denuncia continua, de una presión de los poderes públicos, encabezada por los parlamentarios”, arguyó. De acuerdo a su criterio, no basta con reducir la pobreza, sino también      las desigualdades porque el continente presenta, a pesar del crecimiento económico, unos índices muy altos de desigualdad y para ello tiene que haber un salario mínimo digno.

Dijo que la democracia y la política tienen un ante sí un nuevo reto que es cómo construir un orden global racionalizador, lo que definió como el gran desafío de estos tiempos.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here