Tesla Inc. está retirando del mercado casi 12.000 de sus vehículos eléctricos vendidos en EE.UU. desde el año 2017. La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) asegura en un informe que la decisión se debe a un “error de comunicación del ‘software’” capaz de causar la activación inesperada del sistema automático de frenado o una falsa advertencia de colisión frontal.

Advertisements

Luego de una actualización informática en fase beta del sistema de conducción asistida lanzada el 23 de octubre, el fabricante comenzó a recibir informes de usuarios sobre los fallos ya mencionados. Esa situación provocó una investigación interna y lo obligó a retirar 11.704 cuatro tipos de vehículo: Model S, Model X y Model Y. Además, para mitigar los incidentes, Tesla canceló la versión anterior del ‘software’ y la revirtió (según el caso), y lanzó una nueva para solucionar el problema, subrayó la NHTSA.