Nueva York.- Frank James, el sospechoso de haber llevado a cabo ayer el ataque en el metro de Nueva York, telefoneó él mismo a la Policía para comunicar su ubicación a las fuerzas del orden, que llevaban más de 24 horas buscándolo.

Según afirman varios medios locales, el propio James llamó a la línea telefónica que utiliza la Policía para recibir pistas de los ciudadanos, e informó que se encontraba en un establecimiento de McDonald’s en el bullicioso barrio de Lower East, en Manhattan.

Te recomendamos: Suben a 16 los heridos durante tiroteo masivo en tren de Brooklyn.

En su llamada, James, de 62 años, habría indicado que estaba en un local de esta franquicia ubicado en el cruce de la primera avenida con la calle sexta, un detalle que se conoce poco después de que el supuesto autor del tiroteo fuera arrestado.

«Soy Frank. Me estás buscando… mi teléfono está a punto de morir (quedarse sin batería)», dijo el autor de la llamada a la Policía, según indica la cadena local NBC New York.

Para cuando los agentes llegaron al establecimiento, James ya no se encontraba en el McDonald’s, pero lo hallaron en las inmediaciones, y no se resistió al arresto.

Advertisements

Tres fuentes cercanas a la detención aseguraron, además, que el agente que se acercó a él le preguntó por su identidad, y él mismo confirmó que era James, tras lo que afirmó que llevaba todo el día esperando a las fuerzas del orden.

Sobre la acusación por ataque al metro

Tras interrogarlo, al supuesto autor del tiroteo lo acusaron formalmente de un ataque violento en el transporte público con la intención de matar a los transeúntes, apuntaron las autoridades.

Se prevé que la primera vista de James, que se enfrenta a una pena máxima de 20 años de prisión, se celebre este jueves en los tribunales de Brooklyn.

Las fuerzas del orden identificaron a James como una «persona de interés» del tiroteo en la tarde de ayer, y aseguraron que lo estaban buscando con todos los recursos que tenían a su disposición.

James dejó 10 heridos de bala tras lanzar dos bombas de humo y comenzar a disparar contra los ocupantes de un tren de la línea N en Brooklyn a las 8.30 de la mañana, en plena hora punta, mientras que otras 13 personas tuvieron atención medicas por distintas lesiones provocadas durante el f